Promisoria vacuna contra el VIH-1

Anualmente, casi dos millones de personas en todo el mundo se infectan con el VIH-1. Sin embargo, durante la búsqueda de más de 30 años de una vacuna segura, eficaz y de acción prolongada contra el virus, solo se han desarrollado cuatro conceptos, ninguno de los cuales ha sido autorizado para su uso.

Ahora, un equipo internacional liderado por investigadores de HMS en el Centro Médico Beth Israel Deaconess ha reportado un quinto concepto prometedor. La vacuna, un mosaico construido con secuencias genéticas extraídas de varias cepas de VIH y probadas tanto en humanos como en primates no humanos, indujo respuestas robustas y fue bien tolerada. En los animales no humanos, proporcionó 67 por ciento de protección contra la adquisición de infecciones. La fase dos de los ensayos de la vacuna ahora está en tratamiento.

Por otra parte, un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC), en colaboración con científicos del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed (WRAIR), Janssen Vaccines & Prevention BV, una de las Compañías Farmacéuticas Janssen de Johnson & Johnson and Gilead Sciences, Inc., ha demostrado que la combinación de una vacuna experimental con un estimulante inmune innato puede ayudar a conducir a la remisión viral en personas que viven con VIH. En ensayos con animales, la combinación disminuyó los niveles de ADN viral en la sangre periférica y los ganglios linfáticos, y mejoró la supresión viral y retrasó el rebote viral después de la interrupción de la terapia antirretroviral (TAR).

“El objetivo de nuestro estudio fue identificar una cura funcional para el VIH, no para erradicar el virus, sino para controlarlo sin la necesidad de TAR”, dijo el autor principal, Dan Barouch, Director del Centro de Virología y Investigación de vacunas en BIDMC. “Los medicamentos antirretrovirales actuales, aunque salvan vidas, no curan el VIH. Simplemente lo mantienen bajo control. Estamos tratando de desarrollar estrategias para lograr una supresión viral a largo plazo sin tratamiento antirretroviral”.

Típicamente, las vacunas “enseñan” al cuerpo a librarse de los invasores virales provocando una respuesta inmune. Sin embargo, el VIH ataca las células del sistema inmunológico. El virus mata a la mayoría de las células inmunitarias infectadas, pero permanece inactivo en otras. Este reservorio de células inactivas e infectadas, donde los investigadores creen que el VIH permanece oculto durante la terapia antirretroviral, es la razón principal por la que el VIH no se puede curar actualmente. Barouch y sus colegas están trabajando en estrategias para sacar al virus de la clandestinidad con el objetivo de erradicarlo del cuerpo.

“Razonamos que si podemos activar las células inmunitarias que podrían albergar el virus, entonces las respuestas inmunitarias inducidas por la vacuna podrían tener un mejor rendimiento al buscarlas y destruirlas”, dijo Barouch, quien también es profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard. “De hecho, vimos los mejores resultados cuando combinamos la vacuna con el estimulante inmune innato”.

Fuente: “Summing the Parts.” — HMS

“New therapeutic vaccine approach holds promise for HIV remission” – HMS

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *