Novedades en las infecciones por clamidia

 

Al cerrar una brecha crítica en el conocimiento, los científicos de la Escuela de Medicina de Harvard han desentrañado la cascada inmunológica que alimenta el daño tisular y el desarrollo de enfermedades en la infección por clamidia, la enfermedad de transmisión sexual más común en los Estados Unidos.

Los médicos saben desde hace mucho tiempo que las complicaciones de la clamidia no son causadas por la bacteria en sí, sino que surgen de la inflamación en los órganos reproductivos. Sin embargo, hasta ahora, seguía sin estar claro qué es lo que impulsaba esta inflamación perjudicial.

Los hallazgos de la nueva investigación, realizados en ratones y publicados en PNAS, revelan el mecanismo preciso detrás de este fenómeno e identifican el reparto de células inmunitarias involucradas en él. Además, la investigación muestra que el cuerpo trata la infección por clamidia a través de dos vías inmunitarias distintas y separadas, una que controla la eliminación de bacterias y la otra que alimenta la inflamación y el daño tisular.

En el año 2015 hubo más de 1,5 millones de casos registrados sólo en EEUU. Y en Cataluña, en ese mismo año se notificaron 1.447 casos de clamidia, un 53,4% más que el año anterior. En la Argentina no hay estadísticas de todas las personas con esta enfermedad. Si no se trata, la clamidia puede provocar enfermedad inflamatoria pélvica, dolor pélvico crónico, embarazo ectópico, infertilidad e inflamación de la próstata. Las infecciones por clamidia se pueden eliminar con un tratamiento antibiótico rápido, pero la mayoría de las personas infectadas con la bacteria tienen infecciones silenciosas, lo que provoca un retraso en el tratamiento. Las infecciones no tratadas que duran meses, y en ocasiones durante años, pueden causar daños inflamatorios irreversibles en los órganos reproductivos.

«Para cuando se identifica la infección, a menudo se producen daños irreversibles, por lo que necesitamos urgentemente terapias que eviten estas consecuencias devastadoras», dijo el autor principal Michael Starnbach, profesor del Departamento de Microbiología e Inmunobiología de la Escuela de Medicina de Harvard. Nuestros hallazgos ofrecen una hoja de ruta para el desarrollo de vacunas que pueden estimular la protección inmunológica contra las enfermedades asociadas a la clamidia».

Los hallazgos del estudio muestran que las complicaciones de las infecciones por clamidia surgen de la inflamación que se produce cuando varios tipos de células inmunitarias protectoras se precipitan a los órganos reproductores después de que la bacteria invade el cuerpo. Sorprendentemente, la investigación muestra que estas células inmunitarias no están involucradas en la eliminación de las bacterias, sino que la eliminación es provocada por una clase diferente de células inmunitarias.

La existencia de tales respuestas inmunes separadas es una buena noticia, dijeron los investigadores.

«Este es un hallazgo verdaderamente alentador», dijo la primera autora del estudio, Rebeccah Lijek, quien realizó la investigación como becaria postdoctoral en la Escuela de Medicina de Harvard y ahora es profesora asistente de ciencias biológicas en el Colegio Mount Holyoke. «Esto significa que si una clase de células inmunitarias es responsable de eliminar la infección, mientras que otra clase de células inmunitarias causa daño tisular y una enfermedad subsiguiente, entonces podemos desarrollar tratamientos con precisión para atacar la inflamación sin exacerbar los niveles bacterianos».

 

Fuente: “Scientists identify immune cascade that fuels complications, tissue damage in chlamydia infections.” — Science Daily

“Científicos argentinos describen cómo una proteína favorece a la clamidia” – Infobae

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar