Los biomarcadores facilitan la detección precoz del glaucoma

Esta enfermedad ocular a menudo conduce a la ceguera, y se puede prevenir con una intervención temprana.

Con más de 60 millones de pacientes, esta enfermedad ocular es la principal causa de ceguera en todo el mundo. Solo en Alemania hay un millón de pacientes, y es probable que el número estimado de casos desconocidos sea mucho mayor, debido al hecho de que los síntomas a menudo permanecen sin ser detectados durante la etapa temprana de la enfermedad. En los pacientes con glaucoma, el nervio óptico y las células nerviosas de la retina se dañan sin posibilidad de reparación.

Un equipo, encabezado por la Dra. Jacqueline Reinhard y el Prof. Dr. Andreas Faissner del Departamento de Morfología Celular y Neurobiología Molecular en Bochum, junto con colegas de la Clínica Oftalmológica de Bochum, la Universidad RWTH de Aachen, la Universidad de Toronto y la Universidad de Toronto, Denver, ha publicado un informe sobre sus hallazgos en relación con este tema. El artículo fue publicado el 12 de octubre de 2018 en la edición en línea de la revista Molecular Neurobiology.

Los investigadores criaron ratones en los que el gen PTP-Meg2 (proteína tirosina fosfatasa megacariocito 2) estaba mutado. Como resultado, los animales sufrieron de elevación crónica de la presión intraocular. El equipo demostró con éxito que, en su modelo, la elevación de la presión intraocular estaba asociada con una pérdida de las fibras del nervio óptico y las células de la retina. Usando análisis funcionales observaron que las células de la retina tampoco podían funcionar correctamente. Además, hicieron el siguiente descubrimiento: las células gliales y ciertos componentes del sistema inmunitario mostraron una reacción en el nervio óptico y la retina de los animales. Como ambos aspectos pueden ser relevantes para la neurodegeneración, la intervención temprana y específica en estos mecanismos celulares puede inhibir el glaucoma.

Haciendo uso de un cribado genético, los investigadores identificaron nuevos biomarcadores potenciales. En el futuro, estos biomarcadores pueden facilitar la detección temprana del glaucoma; como resultado, será posible comenzar la terapia en una etapa temprana, antes de que se dañen el nervio óptico y la retina. Además, el modelo de glaucoma-ratón puede utilizarse para probar nuevas opciones de terapia. Los experimentos realizados hasta la fecha han demostrado que la presión intraocular se redujo y las células nerviosas se retuvieron en los ratones si se les administró un medicamento que se había administrado para tratar pacientes humanos.

 

Fuente: “Biomarkers facilitate early detection of glaucoma.” — Science Daily

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *