Gran avance en el tratamiento de la parálisis

La neurotecnología dirigida restaura el caminar en humanos con lesión de la médula espinal.

Tres parapléjicos que sufrieron lesiones de la médula espinal cervical hace muchos años ahora pueden caminar con la ayuda de muletas o un andador gracias a los nuevos protocolos de rehabilitación que combinan la estimulación eléctrica dirigida de la médula espinal lumbar y la terapia asistida por peso.

Un último estudio, llamado STIMO (movimiento de movimiento en superficie), establece un nuevo marco terapéutico para mejorar la recuperación de una lesión de la médula espinal. Todos los pacientes involucrados en el estudio recuperaron el control voluntario de los músculos de las piernas que habían estado paralizados durante muchos años. A diferencia de los hallazgos de dos estudios independientes publicados recientemente en los Estados Unidos sobre un concepto similar, se demostró que la función neurológica persistía más allá de las sesiones de entrenamiento, incluso cuando se desactivaba la estimulación eléctrica. El estudio STIMO, dirigido por la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) y el Hospital Universitario de Lausanne (CHUV) en Suiza, se publicó el 1 de noviembre de 2018 en Nature and Nature Neuroscience.

«Nuestros hallazgos se basan en una profunda comprensión de los mecanismos subyacentes que obtuvimos a través de años de investigación en modelos animales. Así pudimos imitar en tiempo real cómo el cerebro activa naturalmente la médula espinal», dice el neurocientífico de la EPFL Grégoire Courtine.

«Todos los pacientes podían caminar con soporte de peso corporal dentro de una semana. Supe de inmediato que estábamos en el camino correcto», agrega la neurocirujana Jocelyne Bloch, quien colocó quirúrgicamente los implantes en los pacientes.

«El momento y la ubicación exactos de la estimulación eléctrica son cruciales para la capacidad del paciente para producir un movimiento intencional. También es esta coincidencia espaciotemporal la que desencadena el crecimiento de nuevas conexiones nerviosas», dice Courtine.

Este estudio logra un nivel de precisión sin precedentes en la estimulación eléctrica de las médulas espinales. «La estimulación dirigida debe ser tan precisa como un reloj suizo. En nuestro método, implantamos una serie de electrodos sobre la médula espinal que nos permite atacar grupos musculares individuales en las piernas», explica Bloch. «Las configuraciones seleccionadas de los electrodos están activando regiones específicas de la médula espinal, imitando las señales que el cerebro emitiría para producir caminar».

El desafío para los pacientes era aprender a coordinar la intención de sus cerebros de caminar con la estimulación eléctrica específica. Pero eso no demoró mucho. «Los tres participantes del estudio pudieron caminar con soporte de peso corporal después de solo una semana de calibración, y el control muscular voluntario mejoró enormemente dentro de los cinco meses de entrenamiento», dice Courtine. «El sistema nervioso humano respondió al tratamiento aún más profundamente de lo que esperábamos».

 

Fuente: “Spinal Cord Injury: Neurotech Restores Walking.” —

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *