Avances y desafíos en la enfermedad de Alzheimer

El epidemiólogo de Harvard ofreció algunas buenas noticias en medio de la fatalidad que generalmente rodea las discusiones sobre la enfermedad de Alzheimer. Su incidencia, el número de personas diagnosticadas anualmente, se ha reducido sustancialmente en los últimos años.

Albert Hofman, presidente del departamento de epidemiología de la Escuela de Salud Pública Chan, dijo que varios estudios han confirmado una disminución del 20 por ciento en la incidencia desde 1990 hasta 2010, medida década a década. Lo positivo está enmascarado por un aumento continuo en el número total de casos, debido al hecho de que las personas continúan viviendo por más tiempo y, por lo tanto, el número de personas mayores continúa aumentando.

Gran parte de la investigación reciente de Alzheimer se ha centrado en factores genéticos (hasta la fecha, unos 30 genes han estado implicados), pero Hofman dijo que se ha demostrado que esos genes representan menos de la cuarta parte de los casos. Además, dijo que si la enfermedad tuviera orígenes genéticos en gran medida, la disminución observada en la incidencia sería aún más misteriosa, ya que los genes humanos no cambian lo suficientemente rápido como para explicar la caída observada en solo dos décadas.

Hofman, quien ha dirigido estudios de grandes cohortes, incluyendo el Consorcio de Cohortes de Alzheimer y el Estudio de Rotterdam, dijo que cree que la mayoría de los casos de Alzheimer se deben a factores no genéticos, que incluyen traumas, como conmociones cerebrales; factores endocrinos relacionados con las hormonas; factores inflamatorios; y factores vasculares, relacionados con el flujo sanguíneo y la salud de los vasos sanguíneos.

De estos, Hofman dijo que los factores vasculares parecen ser los más importantes. Describió un escenario donde la mala salud de los vasos sanguíneos y la acumulación de depósitos en las arterias durante muchos años restringen el flujo de sangre al cerebro. En última instancia, dijo, destruye las células nerviosas y provoca la respuesta del cuerpo, lo que da como resultado las placas y ovillos que caracterizan a la enfermedad de Alzheimer.

Si ese es el caso, dijo, la disminución de la incidencia es más fácil de explicar. Los cambios en el estilo de vida, la reducción del hábito de fumar y el uso de nuevos medicamentos como las estatinas para combatir el ataque cardíaco, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares y la presión arterial alta probablemente también mejoren la salud cerebral. Eso también significaría, dijo, que la mejora continua en los estilos de vida (comer de manera más saludable y hacer ejercicio con regularidad durante toda la vida) continuará reduciendo las tasas de Alzheimer.

 

Fuente: “Progress and challenge on Alzheimer’s.” — Harvard

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *