Se consigue estimación más precisa del efecto de las mutaciones genéticas en los trastornos del desarrollo neurológico

Alrededor del 3% a 7% de la población general tiene trastornos del desarrollo neurológico y psiquiátrico, incluidas discapacidades intelectuales, trastornos del espectro autista y esquizofrenia. Las pruebas genéticas que se realizan comúnmente en estos pacientes identifican, en 10-15% de los casos, las mutaciones que contribuyen a los trastornos del desarrollo neurológico. Sin embargo, el efecto del 90% de estas mutaciones no se conoce porque son muy raras. ¿Cómo evaluar los efectos de estas variantes raras y desconocidas en el desarrollo cognitivo de una persona?

Un estudio reciente publicado en la revista científica JAMA Psychiatry, coeditado por investigadores de CHU Sainte-Justine, la Université de Montréal y el Institut Pasteur en Francia, presenta un modelo que puede predecir el efecto de una variante genética en los rasgos cognitivos de una persona. Este descubrimiento abre el camino para una mejor interpretación de los análisis genéticos y un mejor cuidado para los niños en riesgo de desarrollar trastornos del desarrollo neurológico, desde una edad muy temprana.

“Nuestros cuerpos están compuestos por miles de millones de células que contienen un núcleo. Cada núcleo contiene información genética registrada en moléculas de ADN que están compuestas por nuestros 23 pares de cromosomas, que codifican más de 25.000 genes. Como tenemos pares de cromosomas, tenemos dos copias de la mayoría de nuestros genes, cada uno heredado de uno de los padres. En este estudio, estudiamos las eliminaciones que son pérdidas de fragmentos genómicos y que pueden llevar a la pérdida de uno o más genes. Las eliminaciones pueden ocasionar una alteración de la desarrollo cognitivo de la persona “, afirmó Guillaume Huguet,  coautor del estudio.

“En términos prácticos, nuestro modelo estima el número de puntos de cociente intelectual (CI) perdido inducido por una eliminación, en cualquier lugar, en el genoma del paciente. Se basa en el hecho de que cada gen define una información biológica. Cuando un gen se modifica, su función biológica corre el riesgo de verse afectada. Si esa función está relacionada con la cognición, el paciente está expuesto al riesgo de tener un trastorno del desarrollo neurológico. Además, estos efectos son acumulativos, lo que conlleva un mayor riesgo “, agregó Huguet.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de investigación trabajó en dos cohortes de la población general, con un total de 2.711 personas. Inicialmente, identificaron variaciones (deleciones y duplicaciones) en el número de copias de genes en el ADN de los sujetos. El equipo de investigación exploró las características intrínsecas de cada eliminación, como el tamaño, el número de genes perdidos o la puntuación de haploinsuficiencia, es decir, la intolerancia del organismo a la pérdida de una copia del gen y la alteración resultante de su función biológica. Luego, el equipo clasificó los resultados según su “poder predictivo”, definiendo la información genética que mejor caracteriza el impacto de la eliminación en el CI.

Para determinar la relevancia del modelo, los investigadores lo probaron contra eliminaciones recurrentes con un impacto bien conocido en el coeficiente intelectual. La tasa de concordancia entre las observaciones en la literatura y el modelo fue del 75%.

“Debemos señalar que nuestro modelo no puede predecir el coeficiente intelectual de un individuo, sino la pérdida de puntos de CI asociados con la presencia de una eliminación en el genoma. Si la mutación tiene un efecto significativo y es consistente con el deterioro cognitivo del paciente, podemos considerar que esta mutación representa un importante factor de diagnóstico en el paciente “, explicó Sébastien Jacquemont, médico clínico en CHU Sainte-Justine y profesor en el Departamento de Pediatría de la Université de Montréal. “En resumen, en cada análisis estadístico, hay un porcentaje de incertidumbre en torno a los resultados. Para mitigar esto, debe tener en cuenta no solo el valor predicho, sino también la confianza asociada con ese valor”, dijo Catherine Schramm, co-autor principal del estudio.

Este descubrimiento propone un nuevo método para el estudio de mutaciones cuya rareza no permite utilizar enfoques convencionales. Allana el camino hacia una mejor atención clínica para los niños con riesgo de desarrollar un trastorno del desarrollo neurológico.

“Nuestro modelo ayudará a los médicos a estimar el impacto cognitivo de las variantes genéticas raras e indocumentadas. Esta información permitirá que se establezca la atención adecuada para intentar compensar el impacto de estas variantes perjudiciales”, concluyó Thomas Bourgeron, profesor de Université Paris-Diderot e investigador en el Institut Pasteur, Francia.

El equipo está realizando su investigación para explorar otros fenotipos de comportamiento utilizando este mismo enfoque de análisis genético.

Fuente: “Estimating the effect of genetic mutations on neurodevelopmental disorders more accurately.” — Science Daily

Traducido y editado por el Equipo Editorial de ResidenciasMedicas.com.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *