Entrevista a médico psiquiatra

 

Creo que elegí psiquiatría porque me gusta ayudar al otro desde la palabra, conocer su historia, sus relaciones sociales, si trabaja, si estudia, entender cómo se fue gestando la enfermedad en el contexto biográfico de la persona. Todos conocemos el concepto de que las enfermedades tienen un origen biopsicosocial, pero en realidad los médicos pocas veces aplicamos ese concepto en la práctica. Y no debería hacerlo solo la psiquiatría, debería ser obvio para todas las disciplinas médicas.
Es tan interesante el uso de la palabra que en uno de los últimos congresos mundiales de psiquiatría, se presentó un trabajo donde las neurociencias explican que la terapia produce cambios estructurales en el cerebro de los pacientes, así como lo hacen los psicofármacos. Y la palabra en medicina se está perdiendo.

¿Cómo fue tu experiencia en el examen de residencias? ¿Rendiste en otros lugares?

Cuando rendí para psiquiatría lo hice solo en Capital Federal. Había pocos lugares. El Hospital Italiano, el Francés (que recién comenzaba el sistema de residencias), el Clínicas de la UBA y los hospitales de la Municipalidad.
Tuve la suerte de quedar en el Clínicas, en el Italiano y en Municipalidad, en el Francés no rendí. No dudé un segundo en elegir el Hospital de Clínicas, desde la carrera de medicina que quería hacer la residencia ahí. Con el tiempo me di cuenta que era solo una idealización mía que tenía con el hospital. Pero creo que recibí una buena formación, sólida, que me permitió ejercer mi práctica profesional con seguridad.  

¿Dónde es tu residencia? ¿Cuantos años dura?
En el Clínicas la residencia dura 4 años. Además se cursa la carrera de especialista, que dura 3.

¿Qué hacés en un día común de tu residencia? ¿Cual es la carga horaria?
Las funciones se dividen por años. En primer año uno hace consultorios externos, guardias y sala de internación.
En segundo año consultorios externos y guardias, hasta 8 por mes.
En tercero hay interconsultas que solicitan los otros servicios del hospital, consultorios externos e internación. A partir de tercero ya no se hacen más guardias.
En cuarto año no hay actividades definidas, la gente en general rota 3 meses por algún lugar, o se suma en alguna de las distintas actividades.
Además, todos los años deben concurrir a un ateneo del servicio y al journal de residentes, ambos una vez por semana.

¿Rotás fuera de tu hospital? ¿Dónde?
Generalmente la rotación es en cuarto año y uno puede ir donde quiera. En el último año se hizo un convenio con una clínica en Francia. Pero en general los residentes suelen ir al Borda, Fleni o al Moyano, en Argentina o a Estados Unidos.

¿Qué cursos tienen durante la residencia?
Esta la carrera de especialista, luego hay  algunos cursos pero nada muy estructurado. En realidad la mayoría de los cursos uno los hace extracurricularmente.

¿Cómo es la vida social de un residente de tu especialidad fuera del horario de trabajo?
Creo que en relación a otras residencias la psiquiatría deja tiempo para realizar otras actividades. En general uno ve que la mayoría hace psicoanálisis u otro tipo de análisis personal, a veces se hacen grupos de estudio sobre algún autor como Freud, Lacan, Melanie Klein, etc..
Por mi parte también solía y suelo ir a recitales, al cine, al teatro y por sobre todo viajar y leer. Para ser un buen psiquiatra hay que leer de todo, no solo acerca de medicina, eso ayuda muchísimo a la comprensión del paciente.

¿Cuál es la salida laboral una vez terminada? ¿Cómo es la remuneración?
Hay mucho trabajo porque no hay tantos psiquiatras en la Argentina. Pero en general, no está muy bien remunerado. Uno puede entrar en consultorios externos de alguna clínica, hacer guardias, internación psiquiátrica, trabajar en una comunidad terapéutica con pacientes que tienen usos problemáticos de sustancias.
Por mi parte me dedico a mi consultorio, donde trabajo con pacientes particulares y prepagas, estoy en el equipo de Capacidad Jurídica de la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la Nación, soy Director de una Clínica especializada en el tratamiento de pacientes con adicciones y  trabajo en una clínica privada de psiquiatría.

¿Algún consejo para quiénes van a rendir examen de residencias?
Que no duden en hacerla. La residencia o la concurrencia son los únicos posgrados que permiten ejercer la especialidad de manera responsable. Creo que hacer solamente la carrera de especialista deja un hueco muy grande en la formación. La residencia es exigente, pero la experiencia que da, si es en un buen lugar, se nota.

¿Algo que quieras comentarle a alguien interesado en tu especialidad o en hacer la residencia en el mismo lugar que vos?
Que escuchen al paciente, que lo respeten, que entiendan que es una persona que sufre, que le den valor a la palabra del otro. Y que si eligen a un hospital público para ser la residencia, comprendan que hay que defenderlo, el hospital público es el último lugar al que puede acudir una persona que perdió todo, es su última línea de defensa, y, a veces, por cuestiones culturales o económicas, se le hace muy difícil llegar y quizás sea la única vez que lo haga, entonces a esa persona tenemos que escucharla, aunque no tengamos tiempo, la medicina requiere de un gran esfuerzo por nuestra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *